Colisiones por alcance

Trabajemos Juntos

Si otro conductor golpea su automóvil desde atrás en una colisión por alcance, es probable que usted nunca lo viera venir. Además, lo más probable es que el otro conductor tampoco lo hiciera, porque tendría la mirada en su teléfono o en otro lugar que no fuera la carretera, o estaría manejando demasiado rápido y demasiado cerca de usted. Cuando ese impacto inesperado sacude violentamente su cuerpo de manera improvista, las lesiones que resultan pueden ser dolorosas, debilitantes y duraderas.

Si sufrió lesiones en una colisión por alcance, podría pensar que el conductor que golpeó su vehículo será declarado responsable de sus pérdidas automáticamente. Al fin y al cabo, no hay duda sobre quién chocó contra quién. Pero las colisiones por alcance no siempre son tan simples, y las compañías de seguros de automóviles rara vez están dispuestas a rendirse y pagar los reclamos. Intentarán enturbiar las aguas y echarle la culpa a usted o a otra parte. Tal vez declaren que sus lesiones no son tan graves como usted afirma, o que fueron causadas por otro evento aparte del accidente.

En Sandoval James, PLLC, nuestros abogados de accidentes de colisión por alcance en Austin utilizan nuestra combinación de experiencia, habilidad y tenacidad para garantizar que las víctimas de accidentes por alcance reciban la compensación que se merecen. Tenemos una pasión por ayudar a los que sufren lesiones y un compromiso personal con el bienestar de cada cliente que tenemos el privilegio de representar. Somos implacables en la búsqueda de los recursos que pueden ayudar a las víctimas de accidentes a recuperarse.

Causas de colisiones por alcance

Según el Consejo Nacional de Seguridad, las colisiones por alcance son el tipo de accidente automovilístico más común en EE. UU. Estima que los estadounidenses se ven involucrados en más de 2.5 millones de colisiones por alcance cada año. Los conductores que van detrás muchas veces (pero no siempre) son los culpables de estos accidentes debido a sus acciones negligentes o imprudentes, como por ejemplo:

  • Seguir de cerca a otro vehículo
  • Exceso de velocidad
  • Conducción distraída
  • Conducción en estado de ebriedad

De los ejemplos anteriores, seguir de cerca a otro vehículo es el factor más importante en las colisiones por alcance. Por eso la ley de Texas requiere que los conductores «mantengan una distancia clara asegurada entre los dos vehículos para que, teniendo en cuenta la velocidad de los vehículos, el tráfico y las condiciones de la carretera, el operador pueda detenerse sin chocar con el vehículo precedente o desviarse hacia otro vehículo, objeto o persona en la carretera o cerca de ella». (Código de Vehículos de Texas Sec. 545.062). En pocas palabras, si un conductor no deja suficiente espacio entre su automóvil y el que va delante, es más probable que se produzca una colisión por alcance, sin importar qué tan fuerte frene el conductor que va detrás.

Si bien, como se señaló, los conductores que van detrás suelen tener la culpa en colisiones por alcance, el automóvil que va delante puede causar o contribuir a un choque si:

  • Sus luces traseras o de freno están rotas o no funcionan
  • Retrocede de repente
  • Se desvía hacia otro carril, o se incorpora al tráfico de manera insegura

Lesiones por colisiones por alcance

Incluso un impacto a baja velocidad en una colisión por alcance puede provocar lesiones graves. Esto se debe a que la energía del carro que va detrás se transfiere al vehículo que golpea. Si no anticipan que los golpeen, los ocupantes del automóvil delantero serán arrojados hacia delante por la fuerza del impacto, mientras que sus cabezas serán arrojadas hacia atrás para luego ser impulsadas hacia delante nuevamente cuando el vehículo se detenga. Así se provoca el efecto llamado «latigazo cervical», la lesión que resulta más comúnmente de colisiones por alcance. Además del latigazo cervical, las colisiones por alcance pueden causar lesiones aún más graves, incluyendo:

  • Lesiones de la médula espinal
  • Lesiones cerebrales traumáticas
  • Lesiones de la cabeza y contusiones faciales por el despliegue de bolsas de aire
  • Lesiones del pie y del tobillo

Contacte a Sandoval James hoy para agendar su consulta inicial gratuita

En Sandoval James, ayudamos a las víctimas de accidentes automovilísticos como usted a recuperar su vida después de que un conductor negligente la altera por completo. Para agendar su consulta inicial gratuita con uno de nuestros abogados de colisiones por alcance de Austin, llámenos hoy al 888-888-0210 o contáctenos en línea.